Problemas de sueño
Consejos para dormir en noches de calor

Consejos para dormir en noches de calor

26/06/2015

El verano ya está aquí y con él, el insomnio. Con las elevadas temperaturas, muchas personas padecen problemas para conciliar el sueño. El calor y la sensación de sofoco parecen acentuar los problemas de insomnio generando malestar y dificultad a la hora de relajar el cuerpo y conseguir un buen dormir. ¿Cómo afecta el calor a nuestro dormir? ¿Cómo conciliar el sueño en noches calurosas?

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de un 20% de la población padece de manera transitoria dificultades a la hora de conciliar el sueño y disfrutar de un buen descanso. Estos problemas parecen ser más generalizados durante el verano donde las altas temperaturas dejan huella provocando incomodidades, alta sudoración, sofocos, deshidratación, entre otros. Sabemos que el calor es una de las principales causas de insomnio en verano, por ello queremos compartir con vosotros algunos consejos para disfrutar de un buen dormir cuando las altas temperaturas invaden nuestra habitación:

Circulación de aire: Si bien en verano la brisa suele ser leve y escasa, es importante abrir ventanas para permitir la circulación del aire y así evitar la sensación de ahogo y sofoco. El aire acondicionado y el ventilador pueden ser aliados a la hora de refrescar el ambiente y renovar el aire, sin embrago es importante limitar su uso ya que el exceso de aire acondicionado puede resecar el ambiente y traer problemas de salud. Recordad que durante el transcurso de la noche, las temperaturas tienden a disminuir.

Vestimenta: Evita dormir con tejidos que no permitan la transpiración del cuerpo. Sentir el cuerpo ligero te permitirá afrontar las noches de calor de mejor manera. Evita calcetines, camisetas muy ceñidas, tejidos sintéticos, entre otros. Utiliza sábanas ligeras cuyo tejido sea fresco. Retira la sábana superior.

Refrescar el cuerpo: Antes de ir a la cama a dormir, intenta darte una ducha refrescante. No seques tu cuerpo, vete a la cama con el cabello húmedo para que tu cuerpo pase el calor de forma óptima. Recuerda que los pies pueden reducir la temperatura general de tu cuerpo, a veces con remojarlos ya vale para conciliar el sueño plácidamente.

Tu mejor lugar: Tu casa dispone de diversas estancias a las cuales el calor afecta de forma diferente. Si tu habitación posee una localización donde el calor es más asfixiante o las altas temperaturas se concentran allí, opta por elegir una estancia más fresca a la hora de dormir.

En anteriores artículos hemos comentado algunos consejos para dormir bien en verano que complementan estos consejos más arriba descriptos ¡Síguelos para un buen dormir!
 

 

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.