El sueño
Un buen descanso favorece el rendimiento deportivo.

Dormir bien en el deporte

27/02/2014

Los beneficios de una noche de sueño reparador son evidentes para el común de mortales. Sabemos que dormir es fundamental para la vida y que tras unas noches de insomnio nos sentimos agotados y faltos de energía. Nos cuesta concentrarnos y no podemos dejar de pensar que lo único que necesitamos es cerrar por fin los ojos. ¿Os imagináis lo importante que puede ser dormir bien para un deportista de alta competición?

Estos días, en los que se celebran los Juegos Olímpicos de Invierno, los medios de comunicación han difundido centenares de anécdotas curiosas sobre los participantes y las curiosas instalaciones de Socchi. Una de las más peculiares ha sido la decisión del patinador sobre hielo estadounidense Jeremy Abbot, que parece tener claro aquello de “En casa en ningún sitio”, y ha decidido llevarse a los juegos nada más y nada menos que su propia cama, para asegurarse de disfrutar de una calidad de sueño adecuada durante la competición.

Aunque llevarse su propia cama a unos juegos olímpicos pueda sonar demasiado excéntrico, lo cierto es que para los atletas un adecuado descanso puede marcar  la diferencia entre un lugar en el podio  o en los últimos lugares de la tabla, y por ello, el insomnio es uno de los mayores enemigos para un deportista. Un deportista necesita dormir bien tanto como seguir un régimen nutricional adecuado a su actividad para  conseguir un buen rendimiento deportivo.

Según Michael Grandner, profesor de psiquiatría y miembro del Centro de Neurobiología del Sueño de la Facultad de Medicina Perelman, la falta de sueño se puede  asociar a aumento de peso, fatiga, lentitud, desregulación metabólica y otras consecuencias que pueden incidir negativamente en el rendimiento deportivo. Además, dormir bien resulta importante igualmente  para evitar lesiones en el deporte, ya que dormir es esencial para la recuperación muscular y energética. Los deportistas, según el doctor , sean de alta competición o simples aficionados, se beneficiarían especialmente cuidando  más la calidad de su  sueño y durmiendo un mínimo de siete u ocho horas diarias. Siestas cortas,  que no influyan en el sueño nocturno, podrían hacer también mejorar los resultados deportivos.

Aunque no seáis deportistas de élite ni os hayáis dejado llevar por la moda runner, el siguiente consejo va para todos: dormir bien es importante para el deporte y viceversaLa práctica deportiva puede ayudarnos a dormir mejor, sobre todo si lo practicamos por la mañana o unas horas antes de irnos a la cama.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.