Principales remedios contra el insomnio

¿Qué hacer ante síntomas de insomnio?

Consultar a un farmacéutico, quien podrá hacer una primera valoración del problema, aconsejar medidas de higiene del sueño que ayuden a descansar mejor y, si lo considera necesario, recomendar la utilización de un medicamento sin receta o derivar al médico para que éste diagnostique y prescriba el tratamiento más adecuado.

El insomnio transitorio o de corta duración (menor a tres semanas) puede tratarse realizando cambios sencillos en sus rutinas y hábitos alimenticios, de forma complementaria a la toma de algún medicamento que no precise receta médica y no cree adicción.

Es importante leer el prospecto antes de utilizar cualquier medicamento y tomarlo siguiendo las indicaciones allí registradas para conseguir óptimos resultados.

Remedios contra el insomnio:
Cambios en tu rutina

  1. Regular el sueño: procurar acostarse y levantarse cada día la misma hora.
  2. Evitar estimulantes: la cafeína, el alcohol o la nicotina antes de dormir, pueden agravar el insomnio o producir un sueño no reparador.
  3. Evitar comidas copiosas antes de acostarse.
  4. Evitar actividades estresantes en las horas previas a acostarse.
  5. Realizar ejercicio físico a lo largo del día. Sin embargo, es importante moderar la intensidad del ejercicio a última hora de la tarde. Además, es recomendable hacer alguna actividad relajante antes de irse a dormir como leer, escuchar música suave, tomar un baño de agua caliente o visualizar imágenes de recuerdos agradables.
  6. Dormir sólo lo necesario para sentirse descansado y despejado al día siguiente.
  1. Evitar estar en la cama más de 8 horas, y no permanecer en la cama para trabajar, comer o ver la televisión.
  2. Levantarse de la cama si no se logra conciliar el sueño. No consultar el reloj durante la noche.
  3. No realizar siestas largas durante el día. La siesta no debería de durar más de 20 minutos.
  4. Mantener condiciones adecuadas para dormir: un ambiente tranquilo, relajado, sin ruidos ni luz, con ventilación y con una temperatura adecuada.
  5. Acostarse cuando se tenga sensación de somnolencia.
  6. De ser preciso, acompañar puntualmente las medidas de higiene del sueño con la ingesta de un inductor del sueño bajo recomendación de un farmacéutico.