Category Archives: Problemas de sueño

Consejos para dormir cansancio dolor de cabeza

Recomendaciones para combatir el dolor y el cansancio

21/06/2017

¿Os ha pasado alguna vez que el dolor (dolor de cabeza, dolor de espalda, dolor en el cuello, hasta un inoportuno dolor de muelas) os ha hecho pasaros la noche en blanco? Es muy probable que sí. Después de todo, hasta un 60% de los españoles con dolor leve-moderado sufren también insomnio o dificultad para dormir, según una encuesta de la compañía de investigación de mercados Millward Brown.   Como hemos visto en otras entradas del blog, el dolor es una de las causas principales de insomnio. A su vez, no poder dormir bien acrecienta el dolor. ¡Una pescadilla que se muerde la cola!

En otras palabras: tras una noche de insomnio, por culpa del dolor, es posible que te levantes con cansancio, y además que aún notes más ése dolor que te ha quitado el sueño. Por ello, te vamos a contar qué podemos hacer o qué recomendaciones podemos seguir  para combatir el dolor y el cansancio del día después?

Sin duda, el consejo número uno sería justamente lo que no hemos podido hacer la noche anterior: dormir y tener un descanso reparador. Un descanso reparador y una buena calidad de sueño  nos ayuda a tener un despertar lleno de energía.

Para conseguir dormir bien, además de aliviar el dolor, hay algunos consejos relacionados  con buenos hábitos que puedes seguir. No sólo nos referimos a fijar una rutina diaria, no, si no también a una alimentación completa que nos reporte  todas las vitaminas y nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Así, será más fácil que dejemos de decir aquella frase de: “no puedo con el cansancio”, hoy no quiero hacer nada”.

Hay van nuestros consejos para combatir el dolor y el cansancio tras una noche de insomnio:

  • Mantenerse bien hidratado. Si no sabes cuánta agua has de beber, la respuesta según la OMS  es  un litro por cada 35 kilos de peso.
  • No te pases con el azúcar (ni son la sal). Evita los refrescos azucarados, bollería y alimentos muy  procesados
  • Procurar ingerir a diario frutas, como por ejemplo la papaya, tomate, etc. que te recargará las pilas al cien por cien y aportan vitaminas y antioxidantes
  • Tener siempre en la nevera hortalizas como la zanahoria que tiene un excelente soporte energético

Ayudas naturales caseras para el dolor

 

Estos métodos quizá no podrán aliviar cualquier dolor o quitarte el cansancio por si solos, pero puede que te ayuden a sentirte más cómodo y confortable o relajado.  Por ejemplo, uno de los remedios caseros que te proponemos es el uso de aceites esenciales, que ya mencionamos en nuestro artículo: “Remedios caseros para el insomnio: aromaterapia”.  En caso de dolores musculares, usar aceites esenciales dando un suave masaje por las zonas  doloridas puede ser de ayuda para aliviar la tensión. ¿Quieres saber qué aceite puedes utilizar? Por ejemplo, podemos utilizar uno de almendras y aceite de clavo de olor, o si lo prefieres, aceite de nuez moscada. ¡Busca tu preferido! El romero, por ejemplo, tiene propiedades antiinflamatorias y puede ser útil para algunos dolores. Respeta siempre las instrucciones de uso de este tipo de productos: aunque sean productos naturales, eso no significa que  ni que sean inocuos, ni que sean eficaces.

También hay deportes que nos ayudan a prevenir dolores musculares, como por ejemplo, la práctica habitual de yoga. Una sauna o spa puede ayudar a calmar la tensión muscular. Y por último, en caso de dolores musculares agudos, fruto por ejemplo de una caída, como una torcedura de tobillo, pueden calmarse bastante con un método tan casero y tradicional como la aplicación de  hielo. Así que ya sabes, ¡no dejes que el dolor te quite el sueño!

No hay comentarios
Problemas de sueño dolor cabeza

Tengo cansancio, sueño y dolor de cabeza

14/06/2017

Comenzar  bien un buen día va frecuentemente relacionado con nuestro buen dormir.  Que hayamos descansado bien determinará nuestra actitud frente a los retos del nuevo día. Si hemos dormido bien, lo más probable es que los problemas sean enfrentados con energía positiva y buen hacer de las cosas. Si hemos pasado una noche de insomnio, es posible que todo nos cueste el doble y nuestro día se haga largo: nos sentimos cansados, tenemos sueño e incluso dolor de cabeza.  Esta sería nuestra metáfora ante un día de esos en los que levantarse de la cama poco descansado implica: cansancio, sueño y dolor de cabeza.

Esta es la realidad a la que muchos de nosotros nos enfrentamos, algunos de manera ocasional y otros de manera más asidua. No dormir bien o experimentar insomnio tiene estas consecuencias, especialmente al día siguiente, como por ejemplo  tener cansancio y sueño, e incluso sentir dolor de cabeza.

Causas del dolor de cabeza

 

 

Hay multitud de causas para el dolor de cabeza, ya que, como todos los dolores, el dolor de cabeza es un síntoma o consecuencia y no una patología por sí misma. Aquí vamos a hablar de una de las probables causas del dolor de cabeza: no dormir bien o no descansar lo suficiente. No obstante, la relación entre dolor de cabeza y sueño es múltiple, según este artículo del Instituto del Sueño: “Dolor de cabeza y sueño”. No dormir lo suficiente o dormir demasiado puede provocar dolor de cabeza, especialmente en algunos tipos de dolores de cabeza, como la migraña.  Y algunas veces, es el mismo dolor de cabeza el que nos impide dormir bien o incluso puede llegar a despertarnos.  La relación entre el dolor de cabeza y el sueño  es compleja.

El dolor de cabeza o como lo suelen denominar en términos médicos,  la cefalea, es muy común: la mayoría de las personas lo han experimentado alguna vez. El dolor de cabeza más común es la cefalea tensional y se puede producir por múltiples causas, desde descanso insuficiente ocasionado por insomnio,  a estrés, tensión ocular, entre muchas  otras causas.  Por ejemplo, entre personas que trabajan con ordenadores es habitual  el dolor de cabeza debido a molestias oculares. Es el claro ejemplo al que tienen que enfrentarse día a día las personas que pasan horas y horas sentadas frente a un ordenador o estar frente a unos libros preparando los exámenes.

Como el dolor de cabeza puede tener tantas causas y tipos diferentes, si con frecuencia te duele la cabeza simplemente te preocupa, lo más recomendable es que acudas a tu médico para ver qué lo está causando.

Causas del cansancio

 

 

¿Sabías que la llegada del buen tiempo y los días más largos pueden ser uno de los  motivos para  sentir más cansancio? En primavera y verano,  si bien es verdad que nos alegra disfrutar de más del día para nuestro ocio, tener que adaptar el cuerpo y el itinerario requiere más energía. Porque nuestras actividades son mucho más distendidas en esta época del año, en la que por fin se fue mayo y ya nos hemos quitado el sayo. Alargamos nuestra estancia en la terraza con una buena lectura, marchamos más tarde de la terraza del bar de enfrente porque nos adentramos en amenas conversaciones en las que no se tiene noción del tiempo etc. . .  Si unas semanas atrás cuando el reloj marcaba las ocho estábamos de camino a la ducha pensando en estar listos para la cena, ahora no lo hacemos así. En consecuencia, nos vamos a dormir más tarde y dormimos menos, especialmente si al día siguiente hay que madrugar.

Además,  el cambio estacional también puede tener influencia, como sucede con la conocida astenia primaveral. Según una encuesta realizada por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), hasta un 40% de los españoles siente más cansancio con el aumento de las horas de luz.   Además según especialistas en el tema como el doctor Alberto Sacristán, miembro del Grupo de Nutrición y Alimentación de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC),  “Nuestro cuerpo necesita un periodo de adaptación a los nuevos horarios y al aumento de horas de luz solar y mientras no se produce nos sentimos más cansados”.

Pero atención, la astenia primaveral es algo temporal, como dice el doctor Sacristán es una época de cambios a la que nuestro cuerpo se adaptará. Por lo tanto, la astenia primaveral no es una enfermedad, más bien un trastorno temporal.

Para librarse de los síntomas de la astenia primaveral rápido, y sentirse menos cansado, podéis imaginar que cuidar las horas de sueño (es decir dormir bien) y tener una alimentación equilibrada es muy importante. Por eso os hablamos de algunos alimentos que os ayudarán a reponer esas “pilas gastadas”.

Alimentos para prevenir el cansancio

 

 

Para combatir el cansancio  es importante tener una buena alimentación con la que podamos estar activos durante todo el día. Algunos de los alimentos que pueden hacernos sentir más vitales y que repondrán nuestra energía:

  • La Avena
  • Frutas y verduras ricas en vitaminas y minerales
  • Carnes rojas, blanca y pescado
  • Frutos secos, como las nueces
  • Pasta
  • Leche
  • Chocolate
  • Lentejas

Son algunos de los alimentos anti-cansancio que puedes incluir en tu día a día. En otras palabras, un buen desayuno para empezar nuestra jornada, continuar el día teniendo presente que tenemos que alimentarnos cinco veces al día porque así disminuiremos la fatiga,  seguir una dieta equilibrada y dedicar al menos 15 minutos a hacer ejercicio.

En conclusión, hay que procurar tener en cuenta nuestras rutinas diarias para que la llegada del verano sea más llevadera y podamos disfrutar con total plenitud de este buen tiempo. Debes cuidar tus hábitos alimenticios, eliminar la inamovilidad de tu vida y cuidar tus hábitos  para dormir bien y gozar de una mejor calidad de vida. ¡Que tengáis un buen día, sin sueño ni cansancio! 😉

No hay comentarios
Consejos para dormir consecuencias dormir

Consecuencias de no dormir bien

06/06/2017

Los efectos de no dormir por la noche son en cierta forma irreparables, porque las horas que has perdido de sueño ya no se vuelven a recuperar. A veces esas noches sin dormir pueden ser por fiestas, reuniones con los amigos, la familia o ocasiones puntuales en las que no dormimos lo suficiente, pero por propia voluntad. Quizá estas sean las horas en las que efectivamente se duerme menos, pero uno se va con un buen sabor de boca a descansar hasta que el cuerpo diga basta. En cambio, también se presentan otro tipo de situaciones más habitualmente, como despertarse a media noche porque hay que cambiar el pañal al bebé, porque se sufre algún dolor o molestia, o porque simplemente se padece de insomnio. Esta última circunstancia es además más frecuente de lo que parece, ya que como sabéis, según la OMS cerca de un tercio de la población adulta tiene problemas para dormir de forma ocasional.

El 10% de la población mundial sufre de insomnio, entonces porque no cambiar la rutina del día a día en pro de una mejor salud. La falta de sueño tiene consecuencias también en nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, cuando dormimos poco, estamos más irritables e incluso parece que  nos levantemos con ganas de discutir con todo el mundo.  Ante la falta de sueño nos volvemos más susceptibles, y es más probable que acabemos enfadándonos por minucias que en caso de haber dormido bien no hubieran dado lugar a problema alguno. En definitiva, las consecuencias de no dormir, además de ocasionar problemas de salud, también pueden afectar a nuestras relaciones con amigos, pareja o familia.

Además de estos puntos mencionados, ¿sabéis que nuestro rendimiento se ve mermado en un 25% por cada 24 horas de falta de sueño? Además, es más fácil que cometamos errores porque la falta de sueño afecta a la capacidad de concentración. Por ejemplo, ¿recordáis el día que os habéis dejado la lavadora encendida, las llaves de la casa en la mesita de la entrada, o mejor, aún aquella situación en la que buscáis como unos desesperados las gafas y de pronto os miráis al espejo y por sorpresa lo llevabais todo el tiempo encima? Es probable que la noche anterior no durmiérais lo suficiente.   Todos estos despistes pueden ser consecuencia de no dormir…y por ello, alguna parte del cerebro ha decidido tomarse una pequeña siesta. Algunos estudios realizados con personas que no habían dormido 24 horas, dieron como resultado una disminución en la capacidad cognitiva similar a la que sufrirían personas con un índice de alcohol en sangre de alrededor del 0.10%. Y todos sabemos que no se debe conducir o manejar maquinaria cuando no hemos dormido bien o sentimos somnolencia. ¿Quieres saber más sobre las consecuencias de no dormir bien por la noche? Te las resumimos a continuación.

Inconvenientes de no dormir lo suficiente

 

 

Como hemos leído hasta el momento, la falta de sueño tiene varias consecuencias tanto a nivel cognitivo, como a nivel físico. Así las consecuencias de no dormir lo necesario pueden tener los siguientes inconvenientes:

  • Comer más (y posibles problemas de obesidad) Ante la falta de sueño se tiende a ingerir más comida de lo habitual: los médicos hablan un consumo extra de alrededor de 300 calorías. Además, no dormir lo suficiente también puede afectar al metabolismo y a la digestión.
  • Vida. Dormir es salud, como bien mencionamos en nuestro artículo del “Día Mundial el Sueño 2017”. Según la Sociedad Española del Sueño (SES), Dormir profundamente, nutre vida. Por lo tanto, dormir bien es vital para nuestro bienestar: para reponer energía, para estar de mejor humor, para responder mejor a los problemas que se puedan presentar en el día a día, etc.
  • Presión arterial. Hay estudios sobre la relación del sueño y la tensión arterial que sostienen que la falta sueño podría tener consecuencias cardiovasculares, como por ejemplo, una presión sanguínea más elevada.
  • Todos necesitamos dormir bien, pero para los deportistas, personas que van al gimnasio de forma regular, o personas con un desgaste físico importante, el descanso y el sueño son fundamentales. Para los deportistas dormir bien es esencial si quieren mantener su rendimiento deportivo, por ello algunos deportistas de élite incluso tienen un “coach” de sueño.

Antes de finalizar este artículo queremos recalcar que hay tres factores que necesitamos si o si para dormir correctamente:

  1. Duración. En este punto no hay término medio, es simplemente lo que necesite vuestro cuerpo para estar atentos al cien por cien la mañana siguiente. Lo habitual para la mayoría de los adultos es dormir entre 7 y 9 horas al día.
  2. Lo aconsejable es dormir sin despertares intermitentes.
  3. Solo durmiendo de manera profunda estaréis listos para enfrentaros a todas las actividades de la mañana siguiente.

Ahora que sabes las consecuencias de no dormir lo que realmente el cuerpo necesita, te aconsejamos que, en la medida de lo posible, cuides tu sueño y intentes dormir lo suficiente. ¡Sólo así evitarás un mal despertar!

No hay comentarios
El sueño

¿Por qué tenemos pesadillas cuando dormimos?

10/03/2017

Quien más y quien menos se habrá hecho esta pregunta, ¿por qué tenemos pesadillas?, ¿por qué esas aflicciones no finalizan hasta que por fin nos despertamos? Miles de preguntas invaden nuestros pensamientos respecto a este  tema, y en este post haremos todo lo posible para despejar vuestras dudas.

Para empezar, os habéis fijado que cuando vemos una película de terror estamos más atentos a cualquier ruido, incluso creemos que seguramente no podremos dormir y nos invade el insomnio. Y cuando se nos caen los parpados del sueño y dormimos cómodos, tachan, tachan… sucede lo que nos esperábamos: nos invade una terrible pesadilla. Esa pesadilla nos resulta algo tan tangible, tan verdadera, al menos durante un rato,  que no parece un sueño, sino realidad. En la pesadilla estamos solos ante el peligro, tratamos de gritar o de correr, pero  todo resulta en vano, porque a veces no hay nadie a nuestro alrededor, y cuando en nuestra peor pesadilla vemos a alguien a lo lejos y nos parece que eso será nuestra salvación… resulta que no. Y a medida que la adrenalina se va incrementando, aumenta nuestra tensión por porque  parece que se acerca el momento de máximo peligro, y entonces. . . ¡nos despertamos! Por fin abrimos los ojos y nos damos cuenta de que estamos sanos y salvos, y que sólo ha sido un mal sueño.  Y seguramente diremos, “¡qué susto!”.

Pero… ¿Qué son las pesadillas y por qué las tenemos?

porque-tenemos-pesadillas-niño

Algunos médicos definen la pesadilla como un sueño disfuncional, es decir, una alteración que se suscita en nuestro inconsciente. La razón de ser de estas pesadillas, para algunos son la correspondencia de que hay ciertos problemas a los que normalmente no solemos hacer frente. Para otros, en cambio, no tienen ningún significado. Recordemos que aún no se tiene claro cuál es el papel de los sueños! El psicólogo Barret,  de la Universidad de Harvard, menciona que las pesadillas son útiles porque hace reaccionar a las personas para que tomen las riendas de su vida y se empiecen a cuestionar sobre los asuntos que tienen que abordar de inmediato.

En otras palabras, las pesadillas, al menos en adultos, no parecen ser más que  sueños que reflejan angustias suscitadas por el estrés o por las preocupaciones que todos podemos tener en nuestro día a día.

Causas de las pesadillas

Son varias las posibles causas por las que se pueden tener pesadillas. .. pero recordad una cosa: ¡los sueños, sueños son!. . .Estas son algunas de las razones más comunes:

  • Ver una película de miedo, esas noches en las que cerramos los ojos porque hemos visto alguna película terrorífica. Este mismo temor es el que sufren los amantes de los libros. Leer algún buen clásico en mitad de la noche como por ejemplo: Drácula, de Bram Stoker, nos puede causar más de un espanto. Y esto también sucede cuando pasamos algún tiempo con algún videojuego. En nuestros sueños nos creemos el o la protagonista de la aventura y nos creemos listos para escalar muros o saltar de edificio en edificio.
  • Fiebre. La temperatura corporal elevada por alguna enfermedad (por ejemplo un resfriado o una gripe) puede favorecer que nuestros sueños sean más agitados o confusos de lo normal o incluso que se conviertan en pesadillas. Es un fenómeno habitual.
  • El estrés, la ansiedad y la depresión son factores que nos pueden jugar malas pasadas. Estar pensando en cosas como la organización de algún evento o estar pasando por algún conflicto familiar son causas por las que pegar ojo por la noche y dormir como un bebé es un tanto engorroso.

Ahora que ya sabemos las causas por las que tenemos pesadillas, ¿os gustaría saber qué tipo de pesadillas solemos tener habitualmente y cuál es su significado? ¡Vamos a ello!

Tipos y significados de pesadillas

Los sueños siempre han sido objeto de estudio desde tiempos muy muy antiguos. Lo que nuestra mente oculta es algo muy complejo de descubrir; por ello es interesante para algunos maestros en la materia como el psicólogo Sigmund Freud.

¿Qué sucede en nuestra particular caja de pandora? Freud explicó por allá por el siglo XIX, que “los sueños son una ventana a nuestro inconsciente y una manifestación de nuestros deseos y ansiedades”. Dicho en otras palabras, al soñar nuestra mente está libre de prejuicios, nuestro inconsciente se muestra tal y como somos, sin tapujos. Al despertar de nuestras pesadillas  nos despertamos con la mente borrosa. No solemos recordar todo lo que nos pasó, nuestra mente solo logra recapitular pequeños pasajes de esa aventura que ha tenido nuestro inconsciente, ¿pero qué nos intentan decir? Hay algunas teorías al respecto, aunque hay que recordar que no son más que interpretaciones sin validez “científica”. Hay muchas cosas que desconocemos sobre los sueños: quizás no quieran decir absolutamente nada 😉

Algunas de las pesadillas que más solemos tener son: Perder a algún familiar querido o a nuestra pareja. El significado de esta pesadilla evidencia nuestra falta de seguridad y de creer en nosotros mismos. Quizás sea hora de abrir nuestros ojos, lanzarnos a la aventura y abandonar los sentimientos de inferioridad que podamos tener.

No tener escapatoria y estar inmovilizados en un sitio. ¡Quién no lo ha soñado alguna vez! Nos da pánico solo de pensarlo: estar encerrados, perderse en un laberinto y no saber salir…hay quien interpreta que es un sueño que sufren las personas que se sienten encerradas en el día a día, que están hastiadas de la rutina y quieren romper el bucle para poner un poco de rock and roll a sus vidas.

Caer al vacío. Definitivamente es uno de los escenarios en los que no nos gustaría estar ni por todo el oro del mundo, pero que sin embargo, nuestro cerebro nos encamina a esa situación de peligro y máxima adrenalina. ¿Por qué nos sucede? Muy sencillo, en el día a día hay momentos puntuales en los que nos vemos desbordados por nuestros compromisos, actividades y responsabilidades. Pretendemos cumplir con cada una de nuestras obligaciones pero nos vemos desbordados por la situación. Los científicos tienen una explicación más física, relacionada con el ciclo del sueño, para cuando parece que nos caemos y nos despertamos en una sacudida. Podéis leerlo aquí

Ser perseguido. Soñar que estamos en una persecución, que huimos de un animal o una persona que desconocemos y que sin más hemos pasado a ser unos fugitivos que ansiamos preservar nuestras vidas. Es uno de los sueños más concurridos por una gran parte de la población. Y lo cierto es que este tipo de sueño transmite el temor que podamos estar pasando por algún enfrentamiento, alguna relación, ya sea laboral o personal en el que peligre la estabilidad. En otras palabras, soñar que nos persiguen apunta a nuestros miedos a una ruptura.

Ahora que ya conoces más sobre las pesadillas nocturnas, ¿te apetece contarnos cuál ha sido la tuya?  Ya sabéis: nada de películas de miedo antes de dormir!

 

 

No hay comentarios